Reseña: Lestat el Vampiro

Posted on 6 abril, 2011

29



Empezamos las nuevas reseñas con la serie de libros que modernizó a los hijos predilectos de la noche, los vampiros: Crónicas Vampíricas.

Desafortunadamente no he podido terminar de leer la obra que dio inició a esta saga, Entrevista con el Vampiro, por lo que me toca empezar con la segunda entrega de la obra de la desquiciada más genial y favorita de Nueva Orleans, la brillante Anne Rice.

En este bloque de celulosa de cerca de 700 páginas nos sumergimos en la vida y obra de Lestat de Lioncourt, desde su juventud, pasando por sus aventuras como vampiro hasta llegar a su repentina transformación en una excéntrica estrella de rock.

La historia comienza con Lestat saliendo de su largo sueño inducido por el abandono de sus compañeros vampiros. Al ver el éxito de “Entrevista con el Vampiro”, el testimonio de Louis a un entrevistador desconocido, y la forma – en mi opinión muy acertada – en la que habla de él, decide hacer su propia biografía. Y en el proceso llegar a ser la estrella de rock más grande del mundo mortal e inmortal.

Un gran relato en primera persona. Con un protagonista egoísta, oscuro, malvado, manipulador, incestuoso y con un cierto carisma sombrío, muy a lo Hannibal Letter. Pero que pierde un tanto su brillo al hacerse pasar por una triste victima de las circunstancias o un ser inocente atrapado por los demonios. AL fin y al cabo nadie hace lo que hace Lestat en ese libro sin ser un maldito bastardo degenerado.

Mi personaje favorito es, como era de esperarse, Armand, el líder de la asamblea de vampiros en París y posterior Director del Teatro de los Vampiros. Se deja en claro que él es malo, que cumple el papel que cree que debe cumplir y desprecia todo lo que Lestat representa, y que está en contra de sus creencias.

Lo peor de todo, aparte de la repentina y un tanto innecesaria aparición de Marius, es la incestuosa madre de Lestat, Gabrielle. Me cae sencillamente mal, no tanto por el tabú de la relación con su hijo, si no por lo hipócrita de ella: siendo humana apenas si mostraba afecto a su hijo, pero luego de ser vampira lo ama de forma ilícita, claro, hasta que ya no puede más con su descaro. Un personaje muy nulo.

Además me molesta, por así decirlo, lo mucho que pasa en el libro. Eso lo digo, tomando en cuenta que según mis cálculos, el libro en cuestión narra los 10 o 20 años anteriores al encuentro de Lestat y Louis.

El estilo de Rice, que los que saben de estas cosas llaman barroco, es impecable, aunque a veces se pone muy meloso.

Un buen libro sin dudas, quizás algo mejor si le quitaran un par de cientos de paginas, pero todavía prefiero Entrevista, y eso que no voy ni por la mitad. Sin embargo, quiero dejar muy en claro que el final de Lestat el Vampiro tiene uno de los mejores finales que he leído.

Muy recomendable.

 

Anuncios