Ahora me las doy de critico

Posted on 21 marzo, 2011

10


Hola y bienvenidos, mis compañeros.

Espero que se hayan dado cuenta que me ha atacado, muy recientemente, una especie de fiebre por el arte japonés de hacer animación y de sus comics: ósea el anime y el manga, respectivamente.

Llegando al punto de que he reunido una pequeña colección de la misma, de la cual estoy seguro iré aumentando, como ocurre con mi biblioteca privada. Y digo biblioteca privada debido al hecho, público y notorio, de que yo soy el único en mi casa que compra y lee libros.

Pero volviendo al tema; de ahora en adelante, por un tiempo que no sé ni me interesa saber, estaré escribiendo reseñas de los animes que he visto y veré.

Y las razones para realizar esta nueva pérdida de tiempo son las siguientes:

En primer lugar, y como periodista en entrenamiento, las reseñas son un género en el cual debo ser experto, y que merece, al menos, un poco de experimentación de mi parte. En segundo lugar se encuentra mi adoración, casi fanática, por la genial forma que tienen los japoneses de dibujar y demás.

Otro motivo valido sería que, a diferencia de los libros, en especial los bloques de papel pegado que yo leo, un anime lo puedo ver, terminar y entender con mayor facilidad. Aunque nunca será lo mismo o mejor que una buena novela. Sólo son dos formas diferentes de contar una historia y expresar una idea. Pero como gasto menos tiempo entre animes, puedo hacer más reseñas.

Ahora bien, yo sostengo que cada obra busca fundamentalmente enviar un mensaje y un “algo” bien definido. Cualquier cosa que haya inspirado al artista a escribir, pintar, esculpir o interpretar una partitura.

Para que cualquier forma de arte valga la pena, en este caso la animación japonesa, debe tener tres pilares que lo sustenten: Un buen arte en los dibujos, una historia atrayente y personajes carismáticos.

Lo mismo se podría aplicar a los libros o a las demás bellas artes: un medio para contar una historia, una historia que contarse y los protagonistas de esas historias. Cada uno visto y adaptado a la narrativa, la pintura o la música. Así de simple.

Como tengo una colección un tanto larga, empezaré por las series que más me han llegado al alma. Mis favoritas personales  luego iré a por las otras.

Estaré como siempre más que feliz de discutir sobre este y muchos otros temas de interés común. Ya que me complace el sólo hecho de que sientan interés por mi humilde trabajo.

Eso es todo, les escribo luego.

Anuncios
Posted in: Reseñas: Otaku