Dragones

Posted on 9 abril, 2010

8


Como en la entrada anterior de la Bitácora Arcana fue sobre una de las más famosas, mi favorita personal, y sin lugar a dudas una de las criaturas mágicas más universales de la historia, si mal no recuerdo fue el grifo.

Pues ahora toca hablar sobre otra de las bestias características de la heráldica – el arte de blasón… algún día, y si lo piden, puedo hablar con más detalles sobre la heráldica – hablo la que sin lugar a dudas es la criatura más mágica, poderosa, representativa de lo fantástico y el símbolo más reconocido del poder  el valor. Un animal legendario presente en todas y cada una de las culturas de la humanidad y cuyo legado, por más que quisiera, no podría eludir a la hora de hablar de criptozoología.

Hablo del Dragón. El mito más extendido de la historia.

La palabra dragón proviene del latín draco, y ésta a su vez del griego δρακον, drakon, que literalmente significa “víbora” o “serpiente”. Relación que juega un papel central en la historia de esta criatura.

En varias culturas el dragón juega un papel importante como dios y guardián. Se trata de un ser poderoso y respetable, en algunas civilizaciones es reconocido también por poseer gran sabiduría. Los dragones tienen un significado espiritual en varias religiones y culturas del mundo.

Las culturas occidentales y orientales han imaginado reptiles gigantes y alados; puede ser por el contacto con gaviales, cocodrilos y caimanes y al hallazgo de fósiles de dinosaurios mezclados con otros de animales voladores.

Se ha creído que los dragones realmente existieron o existen basándose en que en cada cultura ha hablado de dichas criaturas desde mucho antes que tuvieran comunicación entre sí, sin embargo el hecho de que existan fósiles de dinosaurios en todo el mundo puede ser una explicación fiable para entender ese fenómeno. La razón por la cual estos seres fantásticos han sido asociados con el mal, se debe en gran parte a leyendas, historia populares y al mito de Drácula, príncipe Vlad Tepes, Dracull o Dracula que en rumano significa dragón o demonio, cosa que une a dos de los grandes mitos de la historia.

Según estas leyendas, los dragones podían atemorizar a pueblos enteros.

El rasgo común de todos los dragones es como todo tipo de características de animales de tierra, mar y aire, se fusionan de una forma tan armoniosa, que siempre resulta ser la criatura más bella e imponente que se haya visto, y que representa el más perfecto balance entre belleza y fealdad. Un animal divino y el único digno de ser el emblema y guardián del poder de la naturaleza.

El simbolismo alrededor del dragón es esencialmente el de la lucha. La lucha entre el dragón y un héroe o un dios tiene, sin embargo, distintos significados. En estos míticos combates el dragón asume dos papeles, el de devorador y el de guardián que tienen finalmente una sola raíz: El de un ser cósmico en espera, cuya acción implica la muerte de un orden universal. Característica que se puede comprobar a leer obras como el Cantar de los Nibelungos o el más moderno Hobbit de JRR Tolkien.

Al ser los dragones son una de las criaturas más universales del mundo también tienen igual universalidad de significados. El tema es, por supuesto complejo, y ha variado a lo largo de la historia, por ejemplo, entre los romanos, típicos representantes del Occidente antiguo, el dragón era considerado un símbolo de poder y sabiduría.

En el Oriente Próximo el dragón simbolizaba el mal y la ruina.

En muchas culturas orientales los dragones eran, y en algunos cultos son todavía, reverenciados como representantes de las fuerzas primitivas de la naturaleza y el universo. El dragón siempre se ha considerado una criatura benéfica y un símbolo de buena fortuna.

Las tribus nórdicas de Europa asociaban su folclore con varios aspectos terroríficos del dragón. La mitología germana incluye al dragón (Nidhug o Níðhöggr) entre las fuerzas del inframundo. Los antiguos escandinavos (los vikingos), adornaban las proas de sus naves esculpiéndolas en forma de dragón. Usaban esta decoración en la creencia de que así asustarían a los espíritus (Landvaettir) que vigilaban las costas a las que llegaban. También los dragones aparecen en poemas germanos: en Beowulf, un poema épico anglosajón, el más antiguo que se conserva un hombre llamado Beowulf, que había librado a su pueblo de un monstruo mitad hombre y mitad diablo, luego, ya convertido en el rey, lucha contra un dragón, disputa en la que ambos mueren.

En el simbolismo medieval la idea de lucha contra dragones sirvió para fortalecer la motivación de los reinos cristianos. Se presentaban a menudo también como representaciones de la herejía y la traición, pero también de cólera y envidia, y presagiaban grandes calamidades, aunque sirvieron también como símbolos para la independencia, el liderazgo y la fuerza.

La mayoría de los autores llaman serpientes a los dragones mesoamericanos, pero desde que etimológicamente la palabra dragón significa serpiente entonces tomaremos el término cóatl como dragón en el caso de los seres mitológicos mencionados a continuación en lugar del significado literal “sepiente” para diferenciarlos de las serpientes y víboras, las que tienen sus propios significados.

En la Mesoamérica precolombina existe una gran tradición de veneración a la serpiente como animal sagrado. Gracias al intercambio cultural debido en gran medida a las constantes guerras de conquista de algunos imperios mesoamericanos y el intercambio comercial de otros tantos, no era de sorprenderse que muchos pueblos compartieran no sólo creencias, sino que los dioses extranjeros súbitamente formaran parte integral de un panteón dado. De esta manera las criaturas mitológicas también eran absorbidas por la gente e incluidas en el folclore y religiones de dichas naciones.

Las serpientes mesoamericanos a menudo son acompañantes de dioses a quienes asisten en sus deberes. Tal es el caso del dios tutelar de los tenochcas, Huitzilopochtli, a quien un dragón de fuego asiste como arma. Algunos dioses responsables de la lluvia (excepto Tlaloc) montan serpientes de viento mientras lanzan dardos y flechas a las nubes ocasionando la lluvia.

El único lugar con seguridad en que no se creen en dragones en algún momento de su historia es en India, cosa que demuestra que la temática de los enormes reptiles voladores que lanzan fuego plagan la tierra de formas tan diversas y complicadas que podría poner post sobre ello todas las semanas y me tomaría años describir cada una de ellas.

Para concluir quiero agregar que el libro de Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos el investigador de criaturas mágicas o MAGIZOOLOGIA Newton Scamander nos habla de los Dragones y de sus diez especies conocidas que se subsisten en la actualidad. Tema del que no ondare en detalles para evitar una demanda y para no arruinarles la lectura de uno de los tres libros adicionales que JK Rowling escribió para completar la historia de Harry Potter.

Me despido diciendo que cualquier monstruo o criatura mitológica de las que quieran hablar solo déjenlo en un comentario y yo investigare sobre ese tema.

Anuncios
Posted in: Bitácora Arcana