El Regreso de Señor Tenebroso

Posted on 8 abril, 2010

14


El regreso del Señor Tenebroso

Nunca imagine que estaría de vuelta en aquel lugar lleno de tragedia y dolor, no solo para mi, si no para James, en ese lugar perdió a su último familiar… eso muestra lo valiente y heroico que es al venir también.

No adentramos en la sala de los misterios, que horribles recuerdos me llegan al caminar por el mismo sitio por el que casi morimos hace tantos años, todo por una diminuta pista de la guerra que estaba por venir… el escuadrón de soldados nos siguen de cerca, lo menos que queremos es que lo que pretenda esos Magos Tenebrosos se lleve a cabo.

James es el primero en llegar a por la puerta donde él murió y la Segunda Guerra comenzó.

– No quiero que ninguno otro entre, esto lo debo arreglar yo solo – dijo él siempre tan valiente y siempre tan idiota, los años no lo han hecho más cauteloso… aunque en esta oportunidad en más comprensible – esto empezó conmigo y terminara conmigo – agregó mirando a los demás con sus intensos ojos verdes.

– Yo también iré – dije con completa convicción y dando un paso al frente.

– ¡Claro que no! – exclamó James, nunca antes lo vi tan decidido, pero yo tampoco. Luego de todo lo que he vivido no lo puedo dejar ir solo, nunca lo hice y nunca lo haré.

– Si, si voy… ustedes quédense aquí y eviten que alguien se vaya – agregué hablando con el jefe de la división – si alguien pasa por esa puerta quiero que lo destruyan, ¿me entienden?

Al recibir una respuesta positiva por parte de los soldados mire a James, él esta por un lado molesto conmigo y por otro agradecido, su rostro es como un libro, lo puedo leer por completo. Llevamos demasiados años conociéndonos como para saber lo que pensamos y sentimos, es casi como si fuéramos hermanos.

Él abrió muy despacio la puerta y se deslizó al interior de la habitación mientras que yo le piso los talones.

Ambos bramaos por una escalera con prominente pendiente, a lo lejos y varios metros más abajo esta lo que vinimos a buscar: El arco de piedra.

Parece sacado de una ruina antigua y en su interior ondula un fino velo grisáceo. La primera vez que lo vi no pude escuchar lo que James escucho en esa ocasión, incluso pensé que estaba loco… pero no, si son reales esas voces que ahora yo también escucho. Son una mezcla de lamentos y gritos opacados, mil susurros diferente disimulados por un barrera que todos cruzaremos algún día.

Allí están. Veinte o más personas con ropas negras parados alrededor del arco… el ritual ya ha comenzado.

Mientras James y yo no acercamos con la mayor cautela ellos pronuncian cánticos ininteligibles… o al menos para James. Yo sé, gracias a estudiar Runas Antiguas, que están pronunciando conjuros y hechizos en una lengua muerta muy semejante al arameo y al sánscrito.

– Forzamos las puertas del averno – puedo traducir, no es exacto pero si da una idea de lo que son esas palabras que inundan el aire – el glorioso Señor del Abismo nos permite traer de vuelta a nuestro amo siempre que hagamos un sacrificio y siempre que  luchemos por el… nosotros aceptamos con regocijo el pacto.

Dos de los encapuchados de negro arrastran a un hombre pelirrojo y amordazado… es… es él.

Antes de poder medir mis movimientos me lance contra ellos lanzando todo tipo de ataques con mi varita… james se tarda un poco en saber lo que pasa pero me acompaña… logré  derribar a un par de ellos y James a otros tres.

– ¡Continúen con el rito, no dejen que se acerquen! – grita uno de los encapuchados organizando al resto de sus hombres para proteger a los dos hombres que arrastran a Bilius al arco, él no trata de resistirse, esta inconciente.

Con todas mis fuerzas intento derribar… no, intento matar a todos esos malditos, cada segundo que pasa es un segundo menos que le queda a uno de mis mejores amigos y el amor de mi vida. James también se esfuerza, pero no logramos avanzar, enteramente desesperada me lanzo contra ellos, sus cuerpos que intento paralizar no me dejan avanzar…

Estoy a pocos metros de él… pero no puedo, los magos tenebrosos me sujetan mientras que James busca de evitar que me maten, miró tras de mi hombro y veo que por sus mejillas recorren las lagrimas…

– ¡Noooooo! – grité, pero ya es muy tarde.

El cuerpo inerte de Bilius es arrojado al interior del arco, apenas toca el velo gris su cuerpo de desvanece y vuelve opaco, arrastrado al reino de la muerte… se he ido… se ha ido… ¡Se ha ido!

– ¡Este es el regreso del Señor Tenebroso! – grita uno de sus seguidores… cada fibra de mi ser se llena de una rabia que no puedo contener, mi varita se mueve por si sola y rayos verdes vuelan de ella… nunca pensé que haría algo semejante, sé que esta mal pero no puedo evitarlo.

De pronto el arco es envuelto por llamas verde esmeralda que destellan y lanzan chipas por todas direcciones. Tanto mi brazo como el de James se detienen, no quedamos mirando la espantosa escena… he fallado, todo esto es mi culpa.

El arco explota y los escombros vuelan por todas partes… cuando el humo se disipa lo primero que veo, para mi horror son eso ojos rojos y cara deshumanizada que tanto no ha atormentado, tanto en la realidad como en sueños. Vestido de negro resalta su piel blanca y fantasmal, su cara como de serpiente y su lengua viperina… la imagen misma de la maldad.

Antes de ver o hacer algo una mano atrapó mi hombro y lo siguiente que supe es que todo era negro y me sentí aplastada, como si me hicieran pasar por una manguera de plástico.

Aparecí en la casa de James, caí de bruces al suelo mientras que él se apoyó contra una pared, con la otra mano empieza a golpear la pared… en silencio, esa es su forma de sacar toda la impotencia, el dolor y tristeza que seguro siente. Sin poder evitarlo las lágrimas comenzaron a brotar sin control, llorar es lo único que puedo hacer para consolarme.

El Señor Tenebroso volvió…

Notas: Como lo prometido es deuda aquí les traigo el prologo del tercer libro de Crónicas Nocturnas, narrado desde al optica de Jane… por lo pronto queiero saber que opinan sobre este escrito y si tiene futuro… antes de que se me olvide quiero disculparme por el atraso en La Maldición de la Sangre…

Y por cierto cualquier persona interesada en escribir en este blog solo dígalo, estoy reclutando esbirros para esta pagina… les sugiero que se suscriban y que pasen un buen fin de semana.

Anuncios