Mi Historia

Posted on 18 enero, 2010

0


A edad muy temprana el sol y las estrellas brillaban para mí. La agilidad de mis movimientos era la expresión de mí ser. Correr era parte de mi cual gacela en la llanura y saltar como delfín era sentirse volar; las travesuras eran mi pan de día a día y una sonrisa andaba siempre conmigo. Pero las alegrías a lo largo del tiempo se fueron apagando: Mis alas me fueron cortadas y una gran oscuridad comenzó a embargarme en mi corazón.

Alejarme era algo que me dolía, ya la vez, una solución a mi cabeza intranquila, al peligro que podían ocasionar mis acciones. No quería entender, no quería comprender y eso me frustraba.

Me sentía culpable de todo lo que ocurría y eso me entristecía. Buscando en la soledad la solución a mi sufrimiento, volviéndose la reflexión sobre la vida el pasatiempo de mis días mientras que la idea de la muerte bailaba en mi cabeza, tratando de comprender la razón de sus acciones, hallando respuestas a mis dudas y encontrando mas preguntas, ocurriendo algunas veces en que me sentía vacía y en que solo me veía existir sin razón alguna, siendo esto, la sombra que oculta mi alma y tal vez volví a resurgir porque nunca estuve sola, porque no me dejaban ir, porque no querían perderme, sacándome del agujero de la soledad en donde me había encerrado, liberándome de mi prisión, quitándome mis cadenas y es que ellos regresaron la alegría a mi vida y es por eso que la amistad es algo que estimo en extremo y mis amigos son como la joya preciosa incrustada en mi corazón.

Más Pensamientos Oscuros

Anuncios