Digamos que…. Es un por ahora

Posted on 18 enero, 2010

7


Buenas noches a todos y todas ustedes, y que el manto de la noche los proteja y oculto de los males que esta encierra.

Acaso tienes que ser tan lúgubre, William.

¡Por favor, Isabel, le quitas el dramatismo y misterio a mi discurso! Además esto es lo que escribió Guillermo, solo sigo la pauta… Ahora quieres dejarme continuar.

Bien, yo no dije nada. Pero creo que un buen orador debería saber improvisar… No hace falta que me mires así ¡Bien ya me callo!

Gracias.

¿Qué?

Nada. Como iba diciendo… les deseo buenas noches a todos y si se preguntan por que no hay en el titulo un “Capítulo” es por que esta vez no me toca acabar con una mano a una legión de licántropos mientras que con la otra rescato de un incendio a Megan Fox.

¡Por favor! Si la última vez que te los topaste te dieron una paliza.

¡Mi discurso, yo hablo, tú esperas a que te toque decir lo que tienes que decir!

Si no fuera tan absurdo y tonto lo que estas diciendo no me quejaría. Que caso tiene que te las des “del Caballero de la Noche” si todos ya saben que puedes caminar de día y tomando en cuenta que también saben que los lobos casi te mataron.

¡Eso no es justo y lo sabes! Ellos eran más y además, tenía sed.

Y mira con que te refrescaste.

No, no puedo trabajar así. Guillermo, perdóname pero que Blade… o mejor Vittorio lean esto, yo no puedo hacer esto; y menos con esta señorita hostigándome.

Blade esta desaparecido desde hace un mes y Vittorio pidió la semana libre, al parecer tiene mucho pelaje que acicalarse antes de navidad.

No sabia eso, Isabel. Y yo creyendo que Blade era más cumplido con el trabajo, lleva más de un año persiguiéndome.

No me lo recuerdes.

¿Qué diantres ocurre aquí?

Guillermo, por fin. William no quiere dar su discurso.

Tú me conoces mejor que nadie, Guillermo; de hecho tú me hiciste. Sabes que no puedo dar discursos en público. Si quieres hazme saltar de un rascacielos o pelear con un extraño perro mutante.

Y lo harás, créeme. Pero ahora necesito que leas esas pocas líneas.

Bien pero quiero un aumento luego de esto… y un doble no estaría mal.

No hay presupuesto. Es el aumento o el doble.

Me quedo con el aumento.

Ahora lee tus líneas.

Mis queridos y queridas lectores hoy quisimos hacer un paréntesis en la trepidante y súper genial acción que junto con mi adorable asistente, Isabel; les hacemos llegar todas las semanas…

Disculpa, como que asistente. Si mal no recuerdas yo soy la que termina salvándote el trasero mas de una vez.

… para dar unos cuantos anuncios. Creo que será prudente para lo poco que me queda de cordura que Isabel continué con la presentación.

Ya era hora, William.

>>Como ya dijo mi compañero de aventuras nosotros junto con la dirección de nuestro Guionista: Guillermo Salazar II, hemos decidido algunas cositas que seria bueno que nuestro publico sea conciente.

>>En primer lugar les deseamos a todos que pacen una Feliz Navidad y un prospero Año Nuevo.

No se te olvide lo del…

Espera, William. Estoy hablando.

Ves, ves como es molesto como haces que ponga uno la cómica cuando estas hablando.

Bien, perdóname ¿Estas contento?

No hasta que digas lo que te pedi.

Ahhhh… esta bien. William quiere agradecerle a “quien-tu-sabes” por el Lamborgini Murciélago que le dio por su tercer mes de cumpleaños.

No te parece curioso eso, Isabel.

¿Qué cosa?

Que tenga 18 años de mortal y cuatro como vampiro, pero aun así solo voy por mi tercer mes… debería estar balbuceando en vez de pelear con monstruos y ser un irresistible símbolo sexual para todas.

Bueno, si quieres balbucear podríamos…

No gracias, a mi me gusta ser así… creo que seria prudente continuar con el mensaje.

¿Ustedes creen?

Mejor termina la cosa, Isabel. Creo que hicimos molestar a Guillermo.

¡Denme acá! No les puedo dejar nada a ustedes por que empiezan a divagar como si tuvieran retardo mental.

Oye, eso no es justo. Isabel perdió mucha sangre hace unos días.

Y William… bueno el solo es un idiota inmaduro.

Oye, yo si te defendí.

Es que no se me ocurrió nada más que decir.

Como sea. Ahora lárguense, ensañen las próximas escenas mientras que yo hago SU trabajo.

A veces te comportas como un ogro.

¿A veces?

¡Escuche eso!

Lo sabemos.

Ya no se pueden conseguir actores decentes… en fin.

>> Creo que es mi deber luego de esperar que el año 2010 les traiga cosas buenas darles a conocer que el próximo capítulo de “la Maldición de la Sangre” será el ÚLTIMO…

… del 2009.

>>Espero que lo disfruten y que esperen aunque sea la mitad de lo ansioso que estoy yo por publicar el primer capi del 2010 que será como todo lo que hago. Por todo lo alto… ya se lo que vas a decir, William. Y no, no me las doy de Spilberg.

>>Casi no puedo esperar a que vean el final que les he preparado a nuestros protagonistas. Lo que ocurre es… casi le hecho un tremendo Spolier.

Y luego dices que uno es el que la riega ¿no?

¡William, solo por eso te amarrare en la vías de un tren… debiste elegir el doble!

No te parece muy cliché.

Isabel ¿acaso quieres acompañarlo?

Yo solo decía.

Ya veré que me invento.

>>Adiós, espero que les halla gustado este cambio de honda y como siempre los espero en los Reviews.

>>Y antes de que se me olvide hoy les traigo un pasaje de ArwenHp, mi querida colaboradora… y en lo particular este es uno de mis favoritos

Espejo del Caballista

Corro sin descanso entre llanuras y planicies, mi cuerpo reluce ante el sol de la mañana, El viento rosa mi piel aliviándome y refrescándome en mi viaje, no se a donde voy, ni lo que busco.

Corro entre montes y desiertos, mi cuerpo agotado me pide descanso, pero yo sigo. Mis pasos flaquean y poco a poco me siento desfallecer, mi velocidad va disminuyendo hasta que paro frente a la inmensidad del mar.

Me acerco a el hasta verme reflejada en el agua, veo una yegua joven de color azabache con una estrella blanca en su frente. Hay una luz en su mirada que escondía misterios entrañables a los hombres que la encontraban.

Sonriendo para mí, alegre de llegar a su destino, saltando y jugando en la arena hasta que el cielo se puso rojo y el sol se ocultaba en el mar, en un atardecer único que cierra el misterio que entrañaban sus ojos, se acuesta en la suave arena que la llamaba a descansar.

El tiempo pasa, hasta que las estrellas aparecieron y la luna nos baña con su brillo de plata. Despierto desnuda bajo las estrellas formando mil y una formas diferentes, y bajo el arrullo de las olas.

Miro su cuerpo cambiado, vuelvo a tener forma humana.

Sopla el viento a mí alrededor arropándola de la brisa del mar.

Me acerco a las aguas y tocándolas con sus manos se ve reflejada en ellas. Una joven de pelo negro, ojos caramelo y piel trigueña avanza hacia el mar y adentrándose en este hasta desaparecer.

Las estrellas fueron testigos. El viento no llora su perdida, pero la reclama solo el mar sabe lo que ocurrió con ella y el no habla.

Nota: Quise poner este pequeño parentesis por un par de razones que van desde quere ponerme al corriente con esta pagina a quere hacer un bajon de la accion y la trama algo oscura que se avecina, como dice el pueblo… “Un poco de humor nunca sobra”.

Ir al Siguiente Capítulo

Anuncios