Capitulo VII: La jerarquia del mundo nocturno

Posted on 29 septiembre, 2009

10


– Idéntico al tuyo o al que era mió – respondió William, el joven vampiro se sentó en la orilla del asiento y se entrecruzó los dedos al nivel de los labios, se notaba que este era el punto al que quería llegar – solo que nos guiamos por normas y estratos distintos a los de ustedes. Podría quedarme a hablar todo el día sobre el tema – justo las palabras que quería escuchar – pero solo te contestare preguntas muy específicas.

– Bien – dije algo decepcionada – que tal si empiezo con… ¿Qué poderes o habilidades tienen los vampiros, lo de verdad?

– Hay una lista infinita de ellos o al menos eso parece – la respuesta de William hizo que se me cayera la quijada – en los vampiros ocurre un evento muy particular, le llamamos la jerarquía de la sangre.

>>Deja que te explique.

>>La jerarquía de la sangre se basa en la antigüedad de cada vampiro, mientras mas longevo y poderoso se hace un vampiro obtiene lo que podríamos llamar nuevos superpoderes. En que orden varía de cada individuo.

– ¿Cómo cuales?

– Yo por ejemplo – dijo William haciendo memoria – puedo… y creo que ya te enteraste de todo ese tipo de cosas. Tengo el encanto vampiro, la fuerza de diez hombres y la velocidad del viento o la de un guepardo, cien kilómetros por hora y también me puedo convertirme y aparecer hecho niebla… si creo que esos son todos los que tengo, o si también puedo caminar por cualquier superficie, debes de recordar que solo tengo cinco años transformado. Todo el paquete o los básicos aparecen luego del primer siglo de vida y aun luego siguen apareciendo nuevos pero más personalizados.

– ¿Qué otros poderes ahí? – pregunte completamente fascinada – se pueden convertir en murciélagos.

– Eso es un absurdo mito – contesto él – somos vampiros no metamorfos.

– No sabia que eran tan sensibles sobre ese tema – dije con algo de sarcasmo.

– No es tu culpa – dijo William disculpándose – es precisamente por eso que estamos aquí no, para contar la verdad sobre los vampiros. Volviendo a tu pregunta.

>>Recuerdo que Gabriel podía controlar a las ratas y murciélagos, era básicamente el encanto vampiro amplificado, también creo, no estoy seguro que podía adivinar el pensamiento.

– ¿Leía mentes? – pregunte, que deja vú tan curioso.

– No lo creo – respondí pensativamente – era mas bien que adivinara lo que ibas a decir con solo escuchar el sonido de tu voz… leer mentes es ilógico, no soy uno de los X-Men.

>>¿Qué mas poderes he visto?

>>Gabriel me presento alguno de sus se podría decir amigo, aunque como no existe amistad entre ladrones ¿Por qué debería haber entre asesinos? – se me estremeció el cuerpo no podía olvidar que hablaba con un homicida, con un parasito que me devoraría en un abrir y cerrar de ojos – en fin uno de ellos creo que podía controlar el clima, mas específicamente las mareas, tormentas y nieblas pero solo en el mar y durante luna llena.

– ¿Luna llena?

– Por supuesto – dijo William extrañado de mi reacción – si el sol destruye nuestros poderes no es lógico que la luna los haga mas poderosos. Los licántropos obtienen su poder de la luna pues nosotros también, es lo único en que nos parecemos.

– Bien, sigamos – dije. Aun me preocupa que hable tanto de hombres-lobo, como si fueran reales, esta claro que no ¿cierto? – como hablas de esa especie de rango entre los vampiros por la edad, debo de suponer que así también esta creada su sociedad ¿o no?

– Supones bien – dijo él – por algún chistoso cronista o historiador de nuestro mundo basamos nuestra sociedad según la demonológia.

>>A la cabeza de la pirámide esta el rey, luego los príncipes infernales, seguido por los generales y luego están los soldados, ósea yo. Pero no es solo sobre la edad en que se basa nuestro estatus, si no también en el mero poder de cada uno, pero como en la mayoría de los casos ambas nociones están ligadas.

>>Los de nivel mas bajo son los nómadas, se mantienen en constante travesía en búsqueda de victimas mientras que los reyes, príncipes y generales se establecieron en una corte o tribunal por así decirlo. El rey de los vampiros es la criatura mas tenebrosa que pisa la tierra, es tan antigua que vio los primeros imperios de la historia surgir y caer y tan poderoso que nadie se atreve a discutir con su voluntad… solo oí que Gabriel lo mencionara una vez y cuando lo hizo vi en sus ojos un terror aberrante, fue la única vez que vi asustado.

– ¿Y quien es?

– Le podríamos llamar la inspiración a Drácula.

– Vlad el Empalador.

– ¡No! – respondió William molesto – el primero de nosotros, la primera monstruosidad que se llamo Nosferatu. No hay nadie más poderoso que él por que él es el padre de todos los vampiros, todos somos sus hijos y como tal debemos obedecer. El es el hijo del demonio hecho hombre.

Ya entendía por que Gabriel y al parecer William tenían tanto miedo a esa persona. Si fue el primero de los suyos debía de ser no solo terriblemente poderoso y sabio si no que también sangriento, tuvo milenios para aprender la mejor formar de matar.

– ¿Y quien es?

– Nadie lo sabe con exactitud – dijo William dándole un toque siniestro a su relato – las historia es tan antigua que se convirtió en leyenda, la mayoría son solo mitos y rumores, explicaciones que el hombre arcaico invento para explicar por que ocurren las cosas malas.

>>Algunos dicen que surgió en Mesopotámia y en ese entonces le decían Baal y cada año para que los pueblos no sufrieran de su ira les obligaba a sacrificar un bebé no menor de un año por cada mes en que Baal les había perdonado.

>>Otro relato dice que era el mismísimo dios Ares, señor de la guerra, él que se vestía de las pieles de sus enemigos muertos tras una batalla o Hades dios griego de los muertos, vigilante de los infiernos y amo del terrible cerbero.

>>Incluso algunos creen que era la serpiente que lento a Adán y Eva logrando que los expulsaran del paraíso. El mas reciente dice que era Judas, el que traiciono a Jesús y que luego fue maldito por dios o… fue premiado por el demonio, todo depende del enfoque.

>>Lo único en que concuerdan todos los relatos es que el vagara por la tierra viviendo únicamente de sangre y cenizas hasta el día del juicio.

Me quede petrificada, anonadada, no se que palabra usar para el estado de sorpresa y terror que me producía la historia de William, o mejor dicho de la cosa que es el primer vampiro, este drácula, hades, quien quiera que sea de seguro es lo que dice William, la primera monstruosidad que se llamo Nosferatu ¿pero como es que algo así pueda existir?

Mi corazón latía a todo lo que da, si para mi William era maléfico (a pesar de mis breves momentos de debilidad) como seria estar cara a cara con una persona que ha vivido decenas de siglos en los cuales o ha hecho otra cosa que matar y saciar su eterna sed, sed tan eterna como lo es él. La solo idea me da escalofríos.

– ¿Cómo lo llaman ahora?

– Le dicen Baphomet – respondió William seriamente – el dios y señor que adoraban los templarios, una de las razones por la cual fueron asesinados y quemados vivos.

Me quede en completo silencio y él me acompaño. Con que existe un rey vampiro, y no solo eso si no que es el ancestro en común al que todos une, el verdadero señor de las tinieblas, la persona sentada en el trono en la parte superior de la pirámide de la jerarquía del mundo nocturno.

Intente medio esfumar la idea de lo como debía ser ese monstruo milenario pero apenas pude, solo para poder decir la siguiente pregunta.

– Ya se cuales son sus fortalezas – dije a duras penas – ¿Cuáles son sus debilidades?

– Digo y con miedo de crear una turba caza vampiros que los vampiros tenemos muchos enemigos – bromeo William, no pude evitar esbozar una débil sonrisa, de seguro el objetivo del vampiro, otra de sus facetas que se contradice con lo que es, un asesino – además del sol, que no revoca nuestros poderes incluyendo nuestra juventud eterna, lo que causa que todo vampiro mayor a cien años se vuelva cenizas.

>>Además como creo que ya te diste cuenta que todo lo santo o santificado, aguas, tierra, incluso la tierra de una tumba nos priva la nuestra longevidad pero logramos tener aun nuestros poderes.

– El ajo, los crucifijos – agregue buscando alguna otra debilidad.

– Eso depende del caso – contesto William – por mi parte el ajo no me hace nada aunque no me gusta su olor, los crucifijos cuando los tomo se calientan un poco y me causan solo una pequeña irritación en la piel… pero hay algo que no puedo resistir. El aroma de la flor silvestre.

– ¿Por qué? – pregunte buscándole algún sentido a lo que dijo.

– No tengo idea – dijo – lo único que se es que hasta donde e visto que funciona siempre es eso, la flor silvestre, pero solo lo he probado conmigo y con Gabriel.

– ¿Y que los mata?

– Muy pocas cosas en realidad – contesto William, cuidando lo que dice – el fuego nos puede matar, además de la típica estaca en el corazón o que nos decapiten.

>>Básicamente cualquier cosa me mataría si perdiera el beneficio de mi inmortalidad, si estuviera ahora afuera y una carro me atropellara, moriría, o que me bañaran en agua bendita y me dispararan. Esa es una de las razones por la que nos mantenemos entre las sombras: la mayoría de los vampiros modernos son muy viejos y morirían si salieran a la luz del sol.

– ¿Qué otra razón ahí?

– Miedo… si el miedo. No sabes lo que se siente ser un dios entre cucarachas entre la seguridad de la noche… para luego volver a ser un mortal, débil, indolente, incapaz de hace lo único que me atrae de mi nueva vida, vivir mas allá de los promedios, ser extraordinario.

– No que ustedes están vacíos.

– Eso no significa que no tengamos sentido común.

– Bien, me creeré eso – dije con una mueca, era tan contradictorio, como no tienen emociones si sufren de miedo, eso será una pregunta para reflexionar en un futuro, por ahora me limitare a continuar con esta entrevista – ahora dime con toda sinceridad ¿Cómo se forman los vampiros?

De inmediato me arrepentí de decir eso.

Ir al Siguiente Capítulo

Anuncios