Los Siete Demonios Principales

Publicado en 25 septiembre, 2010

18


Hola, mis compañeros en la locura:

Como los tuve algo abandonado por un buen rato – me disculpo por eso, pero necesitaba un rato para alejarme de tantos desvaríos juntos, se me empezaba a recalentar la materia gris – le he traído, para compensarles, el primer esbozo de la nueva estructura de la esfera más alta de mi mundo vampírico; además de sus nuevas y siniestras intenciones. Todo esto es, aparte de lo antes dicho, para no confundirme a la hora de iniciar la nueva edición de La Maldición de la Sangre y es que, ahora que lo pienso con calma, mezclar a un ejercito de vampiros en búsqueda de traer a Satanás a la tierra y todo eso se me hace un tanto exagerado, pero solo un poquito.

Nuestro Guillermo esta madurando, estarán pensando, pero no es así. De hecho, ahora estoy peor que nunca, sin embargo el fin del mundo es tan trillado con todo eso del 2012 que debo encontrar otra vertiente para la trama. Es cuestión de conveniencia.

Ahora empecemos por la razón de existir de los Príncipes Infernales y sus oscuros planes; los cuales, por azar del destino, deben impedir nuestro ya conocidos William e Isabel… y compañía.

Los Príncipes Infernales son, tomando en parte la idea de Full Metal Alchemist, los regentes del mundo de los vampiros además de ser los más poderosos que existen. Son siete en total, cada uno llamado como los demonios que en la demonología representan a los pecados capitales – pecados, que desde el año 2008, están obsoletos según El Vaticano. Curioso, ¿no? –. La razón de existir de los Príncipes es el de gobernar el mundo de la noche debido a la falta de su creador y líder supremo. Todavía no sé si dejarlo como Baphomet o ponerle otro nombre, acepto sugerencias. Quizás algo como Alucard o Belmont, aunque creo que sonaría poco serio de mi parte.

Su objetivo es sacar de las sombras a mundo de la noche y controlar la existencia de todo lo mortal. Para completar su plan deben descubrir la ubicación del mausoleo del Primer Vampiro y despertarlo de su sueño de 500 años. Mientras tanto lanzan una arremetida final con la cual terminará la Guerra Nocturna, preparando el terreno de lo que vendrá.

Con todo lo demás claro, ahora les hablaré de cada uno de los príncipes según su orden de aparición como lo tengo contemplado, al menos en mi mente. Por cierto, con varios cambios.

Behemot, Gula:

Por un error imperdonable de mi parte, en La Maldición de la Sangre, ustedes conoces a este vampiro como Asmodeous – demonio de la lujuria –. Su poder principal es su fuerza, básicamente es capaz de levantar un tanque por si mismo. Lo que es muy fuerte hasta para los demás de su raza, quienes apenas pueden levantar algo así como 500 kg. Además que puede manipular su sangre para crear un martillo con el cual pelea.

Belfagor, Pereza:

Una chica siempre con un vestido blanco y muy sencillo, y con aretes de cruces de plata con diamantes. Es mi favorita personal y su poder reside es la capacidad de hacer aparecer alas rojas o negras, no me decido aún, que son filosas como muy pocas cosas y de las cuales puede desprender plumas parecidas a dardos.

Amón, Ira:

Este es mi niño demonio, creo que ya lo conoces bien. Aunque le reduje sus poderes a solo a destruir cualquier cosa con solo tocarlo él sigue siendo mucho para William. Amón y Belfagor tendrán un rol muy importante, ya lo verán.

Leviatán, Envidia:

El demonio de la envidia es el príncipe, en edad antes de ser transformado, más anciano de todo. Su habilidad fundamental es poder transformar a voluntad su cuerpo en una cosa asquerosa, babosa, gris y llena de tentáculos.

Mamonth, Codicía:

Este es el vampiro asesinado por el ilustre Slade. Su papel pude ser algo pequeño, pero lo creo muy importante para la trama. No hay mucho que decir sobre él… deberé trabajar en eso. Aunque creo que le quedaría bien poder hacerse una armadura de sangre, prácticamente indestructible.

Lucifer, Soberbia:

El Demonio Rey. Para hacerle el cuento corto, él tendrá básicamente el papel de Baphomet además de otros detallitos más arraigados en su personalidad. Su fuerte es la necromancia, el poder usar a los muertos como lo desee.

Asmodeous, Lujuria:

Si, es muy predecible, pero Asmodeous será la segunda dama vampiro. Y la más moderna de todos – gracias al errado concepto de que los vampiros deben ser bellos, bien parecidos y casi perfectos –. Pero no se confien, ella no será un niña linda. Las ilusiones son su fuerte, por lo cual es capaz de engañar a cualquiera y controlar a seres como los dips y demás seres inferiores.

Esto es todo lo que se me ocurre por ahora. Lo único de lo que me arrepiento es usar no sólo la misa proporción, sino los mismos modelos que en Full Metal Alchemist – dos mujeres, un niño y los demás hombres –. Pero no se preocupen, con el tiempo haré unos perfiles más completos de todos ello. Por los momentos deberán esperar a que La Maldición de la Sangre este en su librería favorita para saber más. Perdonen, pero necesito algo de expectativa para que si compren el libro.

Ahora… para poder despedirme, debo de pedirles una cosita. Y es que ustedes, mi adorable audiencia, elijan al personaje – verdadero o no – con el cual se pueda identificar a cada uno de estos demonios entre los demonios.

Dejen un comentario diciendo su favorito y a quien se les parece o, si lo desean, pueden etiquetarme en un foto con su elección en el Facebook o la colocan en el grupo de Crónicas Nocturnas.

Esto es todo por ahora, ¿Cuál será el rostro de los Príncipes Infernales?

Firma

Guillermo Salazar

Director del Teatro de las Quimeras

About these ads
Posted in: Divagaciones