Dementores

Publicado en 12 junio, 2010

9


“Los dementores están entre las criaturas más nauseabundas del mundo. Infestan los lugares más oscuros y más sucios. Disfrutan con la desesperación y la destrucción ajenas, se llevan la paz, la esperanza y la alegría de cuanto les rodea. Incluso los muggles perciben su presencia, aunque no pueden verlos. Si alguien se acerca mucho a un dementor; éste le quitará hasta el último sentimiento positivo y hasta el último recuerdo dichoso. Si puede, el dementor se alimentará de él hasta convertirlo en su semejante: en un ser desalmado y maligno. Le dejará sin otra cosa que las peores experiencias de su vida. Y el peor de tus recuerdos…”

Ha llegado la hora de seguir hablando, narrando y descubriendo más sobre los monstruos de la tierra. Esta vez nos toca una criatura algo moderna y que sin duda se ha vuelto en pocos años en una de las representaciones más claras del mal y el miedo, habló por supuesto de los Dementores, inmortalizados en la serie de Harry Potter.

Los Dementores son seres putrefactos, tienen una forma humanoide, de aproximadamente tres metros de altura y están cubiertos con mantos oscuros, encapuchados y rasgados, rotos, larga tela. Las criaturas tienen un cuerpo gris y decaído, sus manos viscosa y con pústulas y sus rostros no tienen más que un gran agujero en la boca.

Los dementores no tienen alma. Los dementores eran los carceleros de Azkaban, que absorben la esperanza y los sentimientos positivos. En el pasado, los dementores estaban aliados con los magos tenebrosos. En teoría, un dementor solo puede desplazarse a otro lugar que no sea la prisión de Azkaban con una orden del Ministerio de Magia. Los muggles no pueden ver los dementores, pero sí pueden sentirlos. En casos extremos, con permiso del Ministerio de Magia, el dementor puede dar el beso de la muerte, que aspira completamente toda el alma de la persona, dejándola como un caracol vacío. Para ahuyentar a un dementor se usa el encantamiento Patronus. Los dementores pueden volar. Congelan con su presencia a donde vayan. Se dice que se reproducen. Los dementores son mortales y pueden vivir en climas tropicales. No se puede destruir un dementor, pero sí limitar su número erradicando las condiciones con las que se multiplican, como la desesperación y degradación.

Existen dudas acerca de si los dementores nacen o se hacen. En una versión no definitiva de Harry Potter y el Prisionero de Azkaban, aparecía una frase que podría explicarlo: “Si pueden, se alimentan de alguien tanto que lo reducen a algo como ellos mismos… desalmado y perverso”. La frase fue retirada para la edición final, pero podría significar que los dementores fueron humanos transformados por otros dementores. Aun así, esta información no puede considerarse como fiable ya que J.K. Rowling no la incluyó en la versión final. La frase la conocimos gracias a que el poseedor de una de estas ediciones de prueba comentó algunos de los cambios cuando vendió su ejemplar por eBay.

Los Dementores son al menos un poco sensible, y lo suficientemente inteligente para ser codicioso: obedecían el Ministerio de Magia durante años porque, en la vigilancia de Azkaban, se les proporcionó alimento. También son capaces de entender y seguir instrucciones sencillas por lo menos, lo que permitió un Dementor para actuar como guardaespaldas de un Ministro de Magia Cornelius Fudge en 1995, y para ellos para acompañar a los presos dentro y fuera de la Comisión de Registro de los Nacidos Muggles en 1997. También fueron capaces de comunicar lo que habían oído de Sirius Black diciendo en su sueño en 1993 al Ministerio, que posiblemente significa que puede transmitir pensamientos propios, o pueden escribir, o uso de la lengua signo de una especie. El grado exacto en que los magos y dementores pueden comunicarse entre sí no está claro.

“No necesitan paredes y agua para mantener a los prisioneros adentro, no cuando están atrapados dentro de su propia cabeza, incapaces de un pensamiento alegre sola mayoría. Enloquecer en cuestión de semanas.”

Remus Lupin, Harry Potter y El Prisionero de Azkaban

Se alimentan de las emociones positivas de los seres humanos para sobrevivir, obligándolos a revivir sus peores recuerdos. La sola presencia de un Dementor hace que la atmósfera que rodea a la víctima se haga lugar frío y oscuro, con efectos cada vez mayores como el número de Dementores. La compañía de un Dementor durante demasiado tiempo causa que las personas se depriman, haciendo que a menudo se vuelvan locos.

No se puede matar a un dementor, la única forma de espantarlo es usando el encantamiento Patronus.

” El patronus es una especie de fuerza positiva, una pro­yección de las mismas cosas de las que el dementor se alimenta: esperanza, alegría, deseo de vivir… y no puede sentir desesperación como los seres humanos, de forma que los dementores no lo pueden herir. “

Remus Lupin, Harry Potter y el Prisionero de Azkaban.

El nombre probablemente provenga de las palabras Dement, “para hacer” una locura, y verdugo “, una que castiga con gran sufrimiento”, que haría que la definición de la palabra “alguien que inflige la locura”.

Elegí hablar de este ser que llena todos los parámetros de monstruosos por dos razones de peso:

  1. Por el impacto tan grande y los poderes tan terribles que tienen y que, como podrán ver en este artículo, simplemente no se pueden eludir a la hora de hablar de los seres más espantosos de la historia.
  2. Porque como otros seres, como los vampiros o el perro de tres cabezas de Hagrid, no aparecen en la compilación de criaturas y seres mágicos “Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos” de Newton Scanner… creo que lo escribí bien.
About these ads
Posted in: Bitácora Arcana